R. Literario /Cine -Estrenos / Musica / Nota Estrés

ESTRÉS, una epidemia en expansión.

Por el Dr. Colonniello, Gerardo Alejandro

 

El estrés se produce cuando los sucesos de la vida, ya sean de orden físico o psíquico, superan nuestra capacidad para afrontarlos. Es una reacción automática del organismo ante una situación de peligro, ya sea una enfermedad, una nueva responsabilidad, un viaje en avión, etc. Cuando nos enfrentamos con dicha situación que nos genera miedo, se suceden en nuestro ser, una serie de cambios físicos, psíquicos y energéticos (modificaciones en neurotransmisores cerebrales, variaciones hormonales, aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, activación del sistema nervioso simpático, dilatación pupilar, aumento de la presión arterial, manos frías y sudorosas, cierre de esfínteres, tensión muscular, aumento de la atención, miedo, temblores, etc.) que predispone al cuerpo y la mente a enfrentar la situación en cuestión. Es decir que el ser humano tiene incorporado este mecanismo de respuesta para defenderse, es un mecanismo fisiológico. El problema está cuando la respuesta aparece continuamente, ya sea por estar sometido a factores estresantes la mayor parte del tiempo o por una incapacidad de control, en donde la mente magnifica los estímulos externos transformándolos en factores estresantes cuando no lo son. Es decir que puede desencadenarse ante cualquier acontecimiento que signifique un peligro para la persona, ya sea real o no, acorde a la trascendencia que pueda tener para la persona dicha situación.

Los desencadenantes más frecuentes tienen que ver con el trabajo (exceso de trabajo, malas condiciones laborales, bajos salarios y jornadas muy largas, conflictos con los compañeros, adicción al trabajo, hiperresponsabilidad, etc.) y con la vida personal (problemas de pareja, divorcio, casamiento, nacimiento de un hijo, fallecimiento de un ser querido, mudanza, problemas económicos, etc.), estos son los ambientes donde pasamos la mayor parte de nuestras vida.

Cuando la reacción de estrés se transforma en crónica, es decir el mecanismo está activado de forma permanente, comienza a dañar el organismo. El estrés crónico se asocia a desequilibrios:

Físicos: patologías cardiovasculares (infarto, hipertensión arterial, palpitaciones), patologías gastrointestinales (úlcera, gastritis, reflujo gastroesófagico, acidez, colon irritable, alteración del hábito defecatorio), mayor predisposición a infecciones por alteración del sistema inmune, catarros, dolores de cabeza periódicos, sensación de estómago oprimido, garganta cerrada, abuso de alcohol, tabaco y drogas (legales e ilegales), tensión muscular asociada a lesiones (desgarros, contracturas, fibromialgias), sudoración excesiva, alergias, entre otros.

Mentales/emocionales: dificultad para conciliar el sueño, falta de concentración, pensamiento de tipo obsesivo, irritabilidad, ira, amnesia, ansiedad, temores, ataque de pánico, pesadillas, depresión, idea de culpabilidad y preocupación excesiva, miedo, angustia, trastornos de la conducta alimentaria, disfunciones sexuales, entre otros.

En los días en que vivimos, estamos sometidos permanentemente a estímulos estresantes, la pregunta es… ¿qué se puede hacer? Lo primero es darnos cuenta que podemos estar ante una situación de estrés crónico, y que los síntomas que el cuerpo inteligentemente nos muestra son señales para encontrar el verdadero problema y hacer algo con él, lamentablemente vivimos en una sociedad muy acelerada, que no puede ni parece tener intención de parar, entonces cuando aparece el síntoma, aparece la pastillita salvadora para la ocasión, y de esta manera tapamos el síntoma y seguimos adelante. En algún momento el síntoma se transforma en enfermedad, y a veces, ni siquiera allí paramos… el cuerpo primero nos habla, después clama y finalmente grita. Es importante entender que el cambio tiene que empezar por uno mismo, en la medida que me modifico mi entorno se modifica.

Existen muchas herramientas para trabajar en ese cambio, para equilibrar nuestra salud física, mental, emocional y energética. Más allá de la ayuda profesional necesaria en cada caso (medicación, terapia, etc.) hay cambios que podemos empezar a generar desde nosotros y para nuestro propio bienestar. Por ejemplo, aprender a respetar los ritmos propios (ciclos de sueño-vigilia, trabajo-descanso), agendar las actividades con la máxima anticipación posible, evitando de esta manera, la sensación de no llegar a hacer en el día todo lo que debería hacer, respetar los tiempos para el descanso, el esparcimiento y para compartir con los seres más queridos, determinar en que quiero utilizar mis recursos (armar listas de prioridades acorde a mis ingresos)y ampliar mis objetivos de vida más allá de progresar económicamente, aprender a decir NO, a poner límites, suele ser muy efectivo cuando comienza a ser utilizada como herramienta, escribir (poner por escrito los pensamientos y preocupaciones), sin ninguna aspiración literaria simplemente como mecanismo de descarga, mejorar los hábitos alimenticios, realizar ejercicios aeróbicos con regularidad, y DEJAR UN ESPACIO EN EL DÍA PARA LA RELAJACIÓN Y LA MEDITACIÓN.

Es necesario entender que podemos aprender a relajarnos, que podemos vivir desde la relajación y no desde la tensión, y que de ésta manera se avanza con mayor fluidez, plenitud, disfrute, felicidad y paz.

Existen muchas técnicas para aprender a relajarse, como ser técnicas respiratorias, Reiki, Yoga, Tai Chi Chuan, etc. Cada persona encontrará una técnica acorde a su personalidad, sólo se trata de experimentar y elegir lo que me hace bien.

En mi experiencia personal, comencé a trabajar con Reiki hace algunos años y considero a éste sistema japonés de relajación y armonización natural una excelente herramienta para colaborar en el tratamiento del estrés. El Reiki combina ejercicios muy sencillos de meditación, respiración e imposición de manos. No se necesitan conocimientos previos para aprenderlo, el sistema cuenta con tres niveles y una maestría, cada nivel se enseña en una única jornada, con cada nivel se aprenden herramientas más profundas de relajación a medida que se avanza , es muy sencillo de aprender y practicar.

Con la práctica diaria (hay ejercicios de 5 minutos) ayudamos a encontrar el equilibrio físico, mental, emocional y energético.

Como tantos otros, considero al estrés como una epidemia, y es necesario trabajar en forma multidisciplinaria para su tratamiento. Las técnicas de relajación y meditación son excelentes herramientas para colaborar en el tratamiento del estrés y sus consecuencias.

Dr. Colonniello, Gerardo Alejandro

Médico (Uba). Médico especialista en Pediatría (Uba).

Maestro de Reiki (sistema de relajación y armonización japonés, método Usui Tradicional y Karuna Reiki)(Aar).

*REFLEXIONANDO

 

Texto original F. Kafka

Enviado Por Martín Cirtelli

 

 

 

El silencio de las sirenas


 

    

 

Existen métodos insuficientes, casi pueriles, que también pueden servir para la salvación. He aquí la prueba:

      Para guardarse del canto de las sirenas, Ulises tapó sus oídos con cera y se hizo encadenar al mástil de la nave. Aunque todo el mundo sabía que este recurso era ineficaz, muchos navegantes podían haber hecho lo mismo, excepto aquellos que eran atraídos por las sirenas ya desde lejos. El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones mas fuertes que mástiles y cadenas. Ulises no pensó en eso, si bien quizá alguna vez, algo había llegado a sus oídos. Se confió por completo en aquel puñado de cera y en el manojo de cadenas. Contento con sus pequeñas estratagemas, navegó en pos de las sirenas con inocente alegría.

      Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.

      En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas les hizo olvidar toda canción.

      Ulises, (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él se hallaba a salvo. Fugazmente, vio primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos. Creía que todo era parte de la melodía que fluía sorda en torno de él. El espectáculo comenzó a desvanecerse pronto; las sirenas se esfumaron de su horizonte personal, y precisamente cuando se hallaba más próximo, ya no supo mas acerca de ellas.

      Y ellas, más hermosas que nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, abrían sus garras acariciando la roca. Ya no pretendían seducir, tan sólo querían atrapar por un momento más el fulgor de los grandes ojos de Ulises.

    

 

Si las sirenas hubieran tenido conciencia, habrían desaparecido aquel día. Pero ellas permanecieron y Ulises escapó.

     

 La tradición añade un comentario a la historia. Se dice que Ulises era tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino eran incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez Ulises supo del silencio de las sirenas y tan sólo representó tamaña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo.

                  

                                 ——————-

 

Para preservar un amigo 3 cosas son necesarias: honrarlo cuando esté presente, valorarlo cuando esté ausente, y asistirlo cuando lo necesite.

Proverbio Italiano

 

 


 

 

Las personas semejantes de corazón se reunen en una finalidad común. La sencillez del sentimiento es su grandeza y garantiza el buen éxito de las acciones y la fortuna colectiva ya que no existe egoísmo.

I-ching

 

 

 

MUSICA

CONCIERTOS DESTACADOS

Smitten – 01 de Julio
Smitten
La Trastienda Club, Balcarce 460, Buenos Aires
El Otro Yo – 06 de Julio
Otro Yo, El
565, calle 49 entre 6 y 7, La Plata
Estelares – Fat Elvis – 06 de Julio
Intérpretes varios
Centro Cultural Ricardo Rojas, Av. Corrientes 2038, Buenos Aires

La Mancha de Rolando – 14 de Julio
Mancha de Rolando, La
El Teatro Flores, Av. Rivadavia 7800, Buenos Aires
*CINE

ESTRENOS – Cine alternativo

Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) (Av. Figueroa Alcorta 3415 – tel: 4808-6500)

  1. La gran ilusión (La grand illusion – Jean Renoir)
    Origen: Francia – Año: 1937 – 117 min.
    con: Jean Gabin, Pierre Fresnay, Erich von Stroheim, Marcel Dalio, Dita Parlo, Gaston Modot
    a las 13hs / Valor de la entrada: $7. Estudiantes y jubilados (con acreditación): $3,50. Estrenos especiales: $9. Estudiantes y jubilados (con acreditación): $4,50.
    Comentario:
    Jean Renoir estuvo siempre convencido de que son las diferencias de clase las que separan a los hombres, más que nacionalidad, la religión o la raza. Es esa la convicción que atraviesa buena parte de su obra y en particular a este magnífico film ambientado en la época de la Primera Guerra Mundial. Una película antibélica que elude convenientemente el escándalo y el tremendismo, igual que La regla del juego, su obra maestra, filmada en los albores de una nuevo conflicto internacional y con un acento mucho más amargo. Alejandro Lingenti.Forma parte del ciclo: El Amante en Malba

ESTRENOS

-HARRY POTTER Y LA ORDEN DEL FÉNIX

 Jueves 12 – Con Daniel Radcliffe y Emma Watson

Género Aventura  / Director David Yates

-TRANSFORMES

 Jueves 19 – Con Shía Labeouf – Megan Fox

Género Ciencia Ficción  / Director Michael Bay

*Rincón Literario

A ESO LLAMÉMOSLO …

AMISTAD!!!

A eso de caer y volver a levantarte,

de fracasar y volver a comenzar,

de seguir un camino y tener que torcerlo,

de encontrar el dolor y tener que afrontarlo.

 

A eso…, no le llames adversidad, llámalo  Sabiduría

 A eso de sentir la mano de Dios y  saberte impotente,

de fijarte una meta y tener que seguir otra,

de huir de una prueba y tener que encararla

de planear un vuelo y tener que recortarlo,

de querer y no saber,

de avanzar y no llegar.

 

A eso…, no le llames castigo, llámalo  Enseñanza

 

A eso de pasar juntos días radiantes,

días felices y días tristes,

días de soledad y días de compañía.

 

A eso…, no le llames rutina, llámaloExperiencia

 

A eso, de que tus ojos miran y  tus oídos.

y cerebro funcione y tus manos trabajen,

y tu alma irradie, y tu sensibilidad sienta

y tu corazón ame…

 

A eso…, no le llames poder humano llámale  Milagro Divino

 

A eso, de que tus ojos estén leyendo

este mensaje y que tengas el tiempo

para disfrutarlo, que escuches esa melodía

y que tengas esa sensación de cariño…

 

A eso…, no le llames casualidad, llámaleAmistad

 

Enviado por Daniel H.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: